Ayuno de 21 Días 2019

 

Estamos iniciando un nuevo año y necesitamos enfocarnos en lo más importante… “La Voluntad de Dios”, es decir lo que Dios quiere para nuestra vida, familia y comunidad. El ayuno podemos verlo también como algo que nos permite “desintoxicarnos” física, emocional y espiritualmente de tanto que hemos permitido ingresar a nuestras vidas. Al hacerlo, nos estaremos preparando y posicionado de tal manera que podamos estar sensibles a lo que Dios quiere de nosotros para este nuevo año. Mi deseo como tu Pastor es que tu vida sea renovada, que puedas desarrollar una relación más intima con el Espíritu Santo, que tus pensamientos sean renovados al meditar en las Verdades de la Palabra de Dios y que puedas enfocarte en lo que Dios quiere hacer en tu vida en el nuevo año.

¡Que Dios te bendiga y fortalezca en esta tu nueva Jornada!

Pastor Juan García

Hagamos nuestro mejor esfuerzo en buscar a Dios de una manera apasionada y permanente. Establecer el Reino de Dios en nuestra vida debe ser nuestra prioridad absoluta. Mateo 6:33 dice: “Más bien, busquen primeramente el Reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.

El ayuno es una práctica de abstinencia de alimentos ya sea total o parcial, mientras el cristiano ora y medita en la Palabra de Dios. El propósito principal del ayuno es ganar los beneficios que sobrevienen al estar un tiempo extra orando y buscando al Señor. Es difícil encontrar una referencia al ayuno en la Biblia que no contenga también una referencia a la oración, lo que nos lleva a creer que NO TIENE SENTIDO AYUNAR SIN ORAR. El propósito del ayuno es negar los placeres físicos en busca de un crecimiento espiritual y de una comunión profunda con Dios. Usualmente, las personas que ayunan tienen un motivo o un enfoque especial que presentan en oración.

En la Biblia encontramos a personas y grupos ayunando en preparación para periodos intensos de ministerio y prueba. Las personas ayunaban y oraban para discernir la voluntad de Dios y obtener victoria en situaciones específicas. Puedes leer Ester 4:15-16 – Esdras 8:21-23 – 2 Crónicas 20:1-4 – (Joel 1:13-14; ver también Joel 2:12; Jonás 3:5). El ayuno puede darnos más tiempo para meditar y orar por lo que se puede aumentar la sensibilidad espiritual y la fe en la autoridad que Dios nos ha dado.

Algunas personas ayunan con la esperanza que Dios conteste más rápido las peticiones de sus oraciones. Sin embargo, Jesús nos dijo que el primer medio por el cual una oración es contestada ES LA FE NO EL AYUNO (ver Mateo 21: 21-22). Muchos héroes de la fe de los cuales se lee en la historia de la iglesia, eran hombres y mujeres que tenían el hábito de orar y ayunar. El libro de los Hechos registra a creyentes ayunando antes de tomar decisiones importantes (Hechos 13:2; 14:23). El ayuno y la oración a menudo están entrelazados (Lucas 2:37; 5:33). Que las decisiones que tomes en las próximas tres semanas reflejen el hambre que tú tienes de Dios en tu vida.

 ¿QUE ES EL AYUNO DE DANIEL?

Es un ayuno parcial de 21 días de duración y está basado en los hechos de Daniel 10. Daniel 10: 2-3 En aquellos días yo Daniel estuve afligido por espacio de tres semanas. No comí manjar delicado, ni entró en mi boca carne ni vino, ni me ungí con ungüento, hasta que se cumplieron las tres semanas. Así que este ayuno es similar a una dieta vegetariana. (Totalmente a base de frutas y vegetales y agua)

“Daniel 10:2-3 En aquellos días yo Daniel estuve afligido por espacio de tres semanas. No comí manjar delicado, ni entró en mi boca carne ni vino, ni me ungí con ungüento, hasta que se cumplieron las tres semanas.”

Durante su servicio al rey Nabucodonosor, Daniel tomó por costumbre ayunar porque no quería ofender a Dios contaminandose con la comida del rey ni con las costumbres de esa tierra pagana. En el capítulo 10 vemos que Daniel está ayunando, buscando revelación de Dios sobre unas visiones que había tenido, pero vivió cada día en sumisión a Dios con una fe impregnada de oración y adoración constante por lo cual recibió todo el favor de Dios. Si queremos lo que Daniel tuvo tenemos que hacer lo que Daniel hizo, se propuso en su corazón seguir los caminos de Dios y se rehusó a contaminarse.

El ayuno de Daniel trajo para él y para el pueblo de Israel liberación, favor, gracia, unción y también fueron contestadas sus peticiones.  Con este ayuno al igual que con Daniel y el pueblo de Israel Dios contestará nuestras peticiones, traerá liberación, unción, gracia y favor sobre nosotros.

Daniel 9:3 Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza.

El ayuno de Daniel es una manera saludable de comer y consiste de alimentos muy nutritivos. Sin embargo, si tienes necesidades alimenticias especiales, estás embarazada o bajo tratamiento médico, por favor consulta a tu médico antes de empezar el ayuno. Puedes modificar el ayuno conforme a tus necesidades específicas.

COMIDAS QUE ESTÁN PERMITIDAS EN EL AYUNO

 

TODAS LAS FRUTAS: Pueden ser frutas frescas, secas, en jugo o envasadas, manzanas, duraznos, toronjas, plátanos, melones, cerezas, zarzamoras, higos, uvas, guayabas, kiwi, limones, limas, naranjas, mangos, nectarinas, papayas, peras, pina, ciruelas, pasas, fresas, mandarinas, sandia.

TODOS LOS VEGETALES: Pueden ser frescos, congelados, secos, en jugo o envasadas. espárragos, brócoli, repollo, zanahorias, coliflor, apio, chiles, elote, pepinos, ajo, raíz, lechugas, cebolla, hongos, papas, espinacas, calabazas, camotes, tomates.

TODOS LOS GRANOS: Trigo integral, arroz integral, pasta de harina integral, tortillas de maíz y de harina integral, pan de arroz, avena, quínoa.

TODAS LAS SEMILLAS: Cacahuates, almendras, nueces, ajonjolí, semilla de marañón, avellanas.

TODAS LAS LEGUMBRES: frijoles, garbanzos, lentejas, judías verdes, guisantes.

 

ACEITES: aceite de oliva, de canola, ajonjolí y coco.

BEBIDAS: Toda clase de agua purificada. Jugos de frutas naturales, sin conservantes ni dulcificantes. Tés naturales.

ALIMENTOS QUE SE DEBEN DE EVITAR

Todas las carnes y productos de origen animal ya sea res, cordero, puerco, aves, y pescados. Todos los productos lácteos leche, queso, crema, mantequilla, y huevos. Todos los dulcificantes azúcares, miel, y dulcificantes artificiales. Todos los panes con levadura. Todos los alimentos refinados con sabores artificiales, alimentos con aditivos, químicos, arroz blanco, harina blanca, y alimentos que contienen conservantes artificiales. Todos los alimentos fritos. Todas las grasas sólidas incluyen la manteca, margarina, manteca de puerco y alimentos que contienen mucha grasa.

BEBIDAS QUE NO DEBEN CONSUMIRSE

Bebidas de energía, bebidas alcohólicas, bebidas carbonatadas.

El ayuno causará algunos malestares físicos al principio porque nuestro cuerpo comienza a desintoxicarse, con esto me refiero a dolores de cabeza, debilidad o malestar estomacal, pero luego todo mejora una vez que todas las toxinas comienzan a salir de nuestro sistema.

 

En lo espiritual es muy importante la adoración, la oración, leer la palabra de Dios, hacer un tiempo para Él cada día, porque es un tiempo importante donde Dios está trabajando en nosotros, está fortaleciendo nuestro espíritu, no solo respondiendo peticiones. Mediante el ayuno el Espíritu Santo nos está mostrando las artimañas que usa Satanás en nuestras vidas, nos muestra si se lo pedimos, las áreas donde más somos débiles, y donde el enemigo nos oprime, nos señala donde aún hay ataduras por romper y nos da las armas espirituales para luchar.

Mateo 6:17-18 Pero tú, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara para que no sea evidente ante los demás que estás ayunando, sino sólo ante tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.

¡Bendiciones y mucho éxito y fortaleza en esta Jornada!

MILAN  |  128 N Roberts Rd, Cedar Hill, TX 75104  |  (214) 842-1943

  • googlePlaces

©2017 BY MINISTERIO INTERNACIONAL LUZ A LAS NACIONES INC.